Cómo seleccionar los mejores componentes para armar una PC Gamer

0
960
Cómo seleccionar los mejores componentes para armar una PC Gamer
Bitcoin Exchange CEX.IO

Saber cómo construir una PC es sólo la mitad de la batalla. La primera parte de cualquier ensamblaje comienza con la selección cuidadosa de los componentes correctos. Todo el trabajo de elegir un procesador, una tarjeta gráfica, una placa base, una memoria, una unidad de almacenamiento, la fuente de alimentación y un case de ordenador puede parecer intimidante, pero todo lo que se necesita es un poco de investigación y planificación.

Entonces, ¿Cómo seleccionar los mejores componentes para armar tu PC? Por suerte para ti, hemos desglosado las complejidades de seleccionar las mejores partes para construir una PC. Te pondremos en el camino correcto incluso antes de que empieces a comparar especificaciones, ya que tener una buena idea del uso que quieres darle a tu próxima PC sera siempre el primer paso del viaje.

Tabla de contenidos

Presupuesto

El proceso de armar una nueva PC se basa en dos aspectos clave: el presupuesto y la utilidad. El presupuesto es un factor obvio, que esta solo limitado por cuánto dinero estás dispuesto a invertir en tu nuevo y brillante equipo. ¿Y la utilidad? Se refiere exactamente a lo que quieres hacer con tu nuevo ordenador.

Aunque no lo parezca, el valor de cada dólar en un sistema con un presupuesto de 700$, es mucho más alto que el valor en un sistema con un presupuesto de 4.000$. Cuanto más bajo sea tu presupuesto, más tendrás que estirar cada dólar para adquirir múltiples piezas de ordenador.

En cuanto a la utilidad, mantén el proceso simple y enfócate en un solo uso principal. ¿Necesitas jugar a 1440p?, ¿quieres construir un PC de cine en casa?, deseas editar video en 4K?, ¿estás a punto de meterte en el mundo de la minería de criptomonedas?. Todos ellos requieren especificaciones muy diferentes para maximizar tanto el ahorro como el rendimiento. Aunque todos los ordenadores son sin duda capaces de hacer todas las tareas hasta cierto punto, es mejor especializarse en lo que más te apasiona.

Una vez resuelto esto, tendrás que decidir sobre el factor de forma que quieres incorporar, y si quieres una plataforma basada en AMD o Intel.

Procesador

No en vano llamamos a la CPU “unidad de procesamiento central”, es literalmente la parte más esencial de cualquier construcción de PC y por esa razón estamos empezando aquí. La elección del mejor procesador comienza decidiendo entre AMD o Intel, ya que son los dos principales fabricantes de procesadores en esta categoría.

A partir de ahí, es cuestión de elegir la pieza adecuada para tu presupuesto. Los procesadores AMD A-Series (basados en el zócalo AM4), así como los Intel Pentium y Celeron (basados en el zócalo 1151) son procesadores asequibles y más adecuados para tareas informáticas básicas, reproducción multimedia y aplicaciones sencillas. Por otra parte, los procesadores Intel Core (zócalo 1151) y AMD Ryzen (AM4) son una gama media de procesadores dirigida a la gama de usuarios que buscan construir algo que se ubique entre un HTPC (Home Theater Personal Computer o PC para cine en el hogar) económico, hasta una PC de juegos de nivel entusiasta. Por último, en el nivel de gama alta, están los Intel Core X y AMD Ryzen Threadripper, para cargas de trabajo más intensas como la producción de vídeo, el modelado 3D y el streaming a 4K de videojuegos.

La serie de procesadores Core i5 de Intel ha sido tradicionalmente el chip ideal para los gamers. Como la mayoría de los títulos convencionales (a excepción de algunos juegos de estrategia) son más intensivos en el uso de la unidad de procesamiento gráfico (GPU) que en el de la CPU, no necesitarás del mejor procesador. El i5-8400 es el chip perfecto para los que tienen un presupuesto limitado, ya que mantendrá el paso del Core i7-7700K de Intel de última generación en la mayoría de las tareas computacionales.

Y por supuesto, como AMD por fin ha vuelto a la acción, también recomendamos el AMD Ryzen 5 2600X. Tanto el i5-8400 de Intel como el AMD Ryzen 5 2600X tienen un rendimiento fenomenal cuando se trata de juegos. Intel se sitúa ligeramente por encima de la velocidad de fotogramas dentro de los juegos, en cuanto al rendimiento de un solo núcleo, mientras que AMD se desenvuelve mejor en las tareas informáticas y a las cargas de trabajo más exigentes.

¿Qué queremos decir con eso? Básicamente, el Ryzen 5 2600X contiene multi-threading, lo que significa seis núcleos y 12 hilos de ejecución de potencia Ryzen, y una tonelada entera de potencia de procesamiento sobrante para todas y cada una de las aplicaciones que estés ejecutando aparte, haciéndolo perfecto para tareas como el streaming.

Recomendaciones:

La “madre” de todas las tarjetas

No hay una buena CPU sin una buena tarjeta madre. Dependiendo del procesador que elijas, te estarás limitando a una selección de tarjetas madre con una variedad de diferentes procesadores disponibles para ti. Pero la primera pregunta que te ayudaremos a responder es, ¿qué tamaño de tarjeta madre es la adecuada para ti?

Las tarjetas ATX, E-ATX y XL-ATX se orientan hacia amplias soluciones de almacenamiento y configuraciones de tarjetas gráficas voluminosas. Y si lo que buscas es un sistema más pequeño, Micro-ATX o Mini-ITX es tu solución, proporcionando un tamaño más compacto, aunque a costa de menos ranuras para tarjetas gráficas y otras tarjetas complementarias PCIe.

A partir de ahí, tu elección de procesador también determinará qué tarjeta madre funcionará con tu sistema. Esto incluye cerciorarse de la disposición del socket de la CPU así como tener el chipset correcto. Por ejemplo, los procesadores de Intel Coffee Lake y Kaby Lake se instalan técnicamente en el misma socket LGA1151, pero el primero requiere un chipset de la serie 300, mientras que el segundo se lanzó con el chipset de la serie 200. De manera similar, los procesadores Ryzen de primera y segunda generación comparten el mismo zócalo AM4, pero son los últimos chips de AMD los que más se benefician de la última plataforma X470.

Dependiendo del tamaño de tu chasis y si has elegido un procesador Intel, las placas base ASRock Fatal1ty Z370 Gaming K6 (para ATX), Asus Z370-G (para Micro-ATX), o Asus ROG Strix Z370-I Gaming (Mini-ITX) son perfectas para una PC moderna con Intel.

Para nuestros constructores de AMD, recomendamos la Aorus X470 Gaming 7 Wi-Fi para una construcción ATX, la MSI B350M Mortar (una placa base de bajo presupuesto), para equipos Micro-ATX, y la ASUS ROG Strix X470-I Gaming para los amantes del mini-ITX.

En última instancia, tanto si sigues nuestras sugerencias como si no, siempre vale la pena recordar que la elección de la tarjeta madre determinará el arreglo o disposición de las piezas, la memoria y el almacenamiento, el case del PC y el rendimiento del procesador, si vas a realizar overclocking.

Recomendaciones:

Tarjetas gráficas

Para completar el trió de los componentes principales de toda PC, tenemos la tarjeta gráfica, que en esencia determina lo que tu ordenador será capaz de renderizar visualmente. Mientras que los PCs pueden realizar tareas sencillas (e incluso reproducir streaming 4k) con los gráficos integrados, la creación de tu propio centro de medios audiovisuales o de gaming requiere potencia gráfica por separado que sólo una GPU (Graphics Processing Unit) especializada puede ofrecer.

Si tu objetivo es jugar a 1080p, la NVIDIA GeForce GTX 1060 3GB es la adecuada. Es la tarjeta con mejor relación costo-beneficio que existe, capaz de alcanzar fácilmente los 60 fps en la mayoría, si no en todos los títulos AAA a 1080p. No te defraudará por lo menos en los próximos 3 años. Si realmente necesitas VRAM extra para los juegos de uso intensivo de memoria (por ejemplo The Witcher 3), entonces simplemente elige la variante de 6GB en su lugar.

Hay otras alternativas en el mercado, como por ejemplo, las Radeon RX Vega 64, Vega 56 y RX 580 de AMD. Son rivales fantásticas para la GTX 1060, pero no pueden competir a nivel de precios.

Recomendaciones:

Memoria

La memoria RAM (memoria de acceso aleatorio) es prácticamente el alma de cualquier PC y necesitarás una gran cantidad de ella para un funcionamiento saludable de la máquina. De forma similar a tu memoria de corto plazo, la memoria RAM maneja altas cantidades de información durante un tiempo limitado para completar rápidamente las tareas, por lo que literalmente todos los datos pasarán a través de este componente del equipo.

Teniendo esto en cuenta, siempre hemos favorecido la capacidad, por encima de la velocidad cuando se trata de rendimiento. Al fin y al cabo, un equipo potente es aquel que pueda tener abiertas simultáneamente 40 pestañas de Google Chrome, Discord y algún juego de tu preferencia.

El Corsair Vengeance LED, HyperX Fury y G.Skill Rampage V son todos kits de memoria de primera calidad que mezclan una combinación de asequibilidad, velocidad y estabilidad. 16GB (2x8GB) de DDR4 de doble canal a 3200 MHz son ideales para jugar a 1080p por ahora, y te deberían bastar durante los próximos 3 a 4 años por lo menos.

Para juegos muy básicos y navegación web, 8GB serán suficientes, pero en general recomendamos 16GB como la cantidad ideal para cualquier uso en general. Para la edición de vídeo y fotos, cuanta más memoria tengas es mejor.

En cuanto a la velocidad, cabe destacar que las CPUs Intel normalmente no se benefician de una memoria más rápida en las tareas diarias, sin embargo, Ryzen puede ver un aumento del rendimiento de entre 10 al 15% simplemente por utilizar una memoria más rápida. En última instancia, todo lo que esté cerca o por encima de los 2.500 MHz es bueno, aunque encontrarás algunas RAM modernas aproximándose a los 5.000 MHz.

Ten en cuenta que las tarjetas madre no admiten velocidades de memoria ilimitadas, así que comprueba las especificaciones antes de comprar una memoria increíblemente rápida. Por ejemplo, sería un desperdicio obtener una velocidad de 4,000MHz de RAM y descubrir que sólo puedes alcanzar hasta 3,000MHz debido a las limitaciones de la tarjeta madre.

Recomendaciones:

Unidad de almacenamiento

Si la RAM es como la memoria a corto plazo, la unidad de almacenamiento es esencialmente la memoria a largo plazo del equipo. Aquí es donde se almacenan todos tus datos, ya sea un documento, una imagen, una película, respaldo de partidas de videojuegos, programas, e incluso el sistema operativo.

Del mismo modo, las unidades de almacenamiento pueden venir con un sinnúmero de formas y velocidades. Los discos duros (HDD: Hard Disk Drive) son fantásticos para guardar toneladas de datos con un costo muy bajo. Por otro lado, las unidades SSD (Solid State Drive) pueden ser exponencialmente más rápidas, pero optar por una de estas unidades de gran capacidad de almacenamiento te costará mucho.

Afortunadamente, las unidades SSD SATA ya cuentan con algunos años a cuestas en el mercado, pudiéndose encontrar unidades con uno o más terabytes de capacidad, por apenas un poco más de lo que un disco duro convencional podría costar. Es todo lo que necesitas para un sistema mucho más rápido y por ello te recomendamos el Samsung 860 Evo. Instala en esta unidad tu sistema operativo y algunos juegos de primera, y verás como tus tiempos de carga y la experiencia de usuario mejorara exponencialmente.

Las unidades SSD NVMe también son muy populares, ya que pueden ofrecer velocidades de transferencia de datos de cinco a seis veces más rápidas, y ahora existen incluso algunas opciones asequibles en el mercado. El Adata XPG SX8200 es una unidad increíblemente asequible y rápida. Si lo que quieres es obtener lo mejor sin reparar en gastos, las unidades Samsung 970 Evo y WD Black NVMe SSD se encuentran entre las unidades más rápidas que encontrarás hoy en día.

En cuanto al resto de las opciones, también recomendamos la opción de la vieja escuela: un disco duro (HDD) de 1 TB. Las unidades Caviar Blue de Western Digital son por lo general una buena elección para empezar y casi siempre las conseguirás por un buen precio.

Recomendaciones:

Fuente de poder

Una fuente de poder fiable es la parte más importante de la construcción de tu PC, ya que es responsable de suministrar energía para que funcione cada uno de los demás componentes de tu ordenador. Sin este fundamento crucial, tu PC ni siquiera podría arrancar y un sistema construido en terreno inestable también está condenado al fracaso.

En el mundo real, es poco probable que necesites más de 650W al trabajar con una sola GPU, como recomendamos aquí. Cuando compres una PSU (Power Suply Unit: fuente de poder), es aconsejable comprar una con un 20% más de capacidad de la que necesitas: 10% para overclocking, y otro 10% adicional para que la fuente de poder trabaje con comodidad. Cuanto más alta sea la clasificación de eficiencia, menos electricidad se desperdiciará en calor (de buena a mejor: bronce, plata, oro, platino, titanio).

Si en alguna ocasión no estás seguro de cuánto energía necesitarás, dirígete al sitio PCPartPicker, ingresa tu especificación y echa un vistazo a la parte superior de la página para ver cuántos vatios consumirá tu equipo.

No escatimes costos al elegir la fuente de poder. Cuando una fuente de alimentación barata se daña, se puede llevar todo el sistema con ella.

Recomendaciones:

Case

El case del PC que elijas debe tener un diseño atractivo, no debe requerir uso de herramientas en lo posible, debe ofrecer múltiples opciones de enrutamiento de cables y debe tener un amplio espacio, adecuado a la magnitud del proyecto de construcción de tu PC. En cuanto a la elección del case, todo comienza con el factor de forma de la tarjeta madre que estés utilizando para tu construcción. Asegúrate de elegir un case con un buen flujo de aire, y una que sea del tamaño correcto para tu nuevo sistema.

Siempre puedes ahorrar en este aspecto, pero mientras más dinero inviertas, más agradable será tu experiencia de construcción. Por no mencionar que estarás mirando este case de PC todos los días, por lo que muy posiblemente querrás elegir un case de diseño atractivo.

Nuestro favorito actual es la serie NZXT Hx00i, ya que vienen en una variedad de tamaños, mientras que todos cuentan con un flujo de aire excepcional, un panel lateral de vidrio templado, iluminación RGB integrada y un controlador de ventilador.

Recomendaciones:

Refrigeración del CPU

Vas a necesitar un CPU Cooler de calidad para enfriar al procesador Ryzen o Intel de tu elección. La refrigeración en la CPU se divide en dos tipos principales: refrigeración por  aire y refrigeración líquida.

En el caso de la refrigeración por aire, como puedes haber adivinado, usan aire para extraer hacia afuera el calor, haciendo uso de ventiladores (fan coolers), una serie de tuberías de calor y aletas llamadas disipadores térmicos. Estos tipos de refrigeradores de CPU son generalmente asequibles y fáciles de instalar, pero a veces pueden interferir con la instalación de memorias con esparcidores de calor altos o tarjetas gráficas de gran tamaño.

Por otro lado, la refrigeración líquida es algo un poco más complicado, ya que utilizan un circuito cerrado de refrigerante para mantener los procesadores refrigerados. Éstos son a menudo más eficientes y pueden mantener tu CPU funcionando a temperaturas más bajas que un enfriador de aire. La única desventaja es que estas unidades de refrigeración líquida pueden ser más costosas e intimidantes de instalar al principio.

Gracias a los avances en la tecnología y a una obsesiva búsqueda del silencio, también hay algunos enfriadores pasivos que no son más que disipadores de calor ingeniosamente diseñados.

Independientemente del tipo de refrigeración de CPU que elijas, querrás asegurarte de que el producto que elijas sea compatible con tu sistema. Si vas a utilizar Intel, necesitarás un disipador compatible con el socket LGA 1151 estándar que admite la mayoría de los procesadores Core convencionales. Si vas con AMD, el socket AM4 es lo que debes buscar.

Asegúrate siempre de que tu sistema de refrigeración sea compatible con el case de tu PC y con el socket y el procesador que piensas instalar. Afortunadamente, la mayoría de los coolers vienen con un surtido de accesorios que los hacen compatibles con casi cualquier plataforma.

Recomendaciones:

Conclusión

Esperamos que este artículo te haya ayudado a darte luces acerca de lo que debes tomar en cuenta a la hora de crear tu lista de componentes para ensamblar tu PC. El siguiente paso es adquirir los componentes y poner manos a la obra con el ensamblaje de tu futuro PC.

Si necesitas algo de ayuda adicional con la construcción de tu equipo, consulta también nuestra guía sobre cómo ensamblar una PC paso a paso.

Bitcoin Exchange CEX.IO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here