¿Qué es Ethereum?

0
246

Con más de 1.300 criptomonedas en circulación, Ethereum se ha posicionado como la segunda más importante en capitalización de mercado, con su nombre a menudo siendo mencionado en la misma liga que el bitcoin. Aunque su valor no es muy similar al de la criptomoneda principal, es excelente para el comercio y algunas de sus características más avanzadas le dan un potencial interesante para el futuro.

Pero, ¿qué es Ethereum y qué significa para el futuro de las criptomonedas (y tal vez de la internet)? si te interesa conocer más acerca de esta moneda criptográfica, continua leyendo.

Si prefieres no aprender todo lo que hay que saber sobre Ethereum y solo quieres comprar algo de Ether, esta es nuestra guía sobre cómo hacerlo.

¿Qué es Ethereum?

Sitio oficial: https://www.ethereum.org/

Esencialmente, Ethereum es una plataforma de software público de código abierto, que se centra en la tecnología blockchain. Cuenta con la funcionalidad Smart Contract, y permite a los desarrolladores construir e implementar aplicaciones descentralizadas. En pocas palabras, el objetivo de Ethereum es utilizar una cadena de bloques, que reemplazará a terceros de Internet, incluidos aquellos que almacenan datos, transfieren hipotecas y mantienen un seguimiento de instrumentos financieros complejos.

Además de esto, proporciona una criptomoneda, que se conoce como Ether. Al igual que otras criptomonedas, se puede transferir entre diferentes cuentas.

El concepto fue desarrollado inicialmente por Vitalik Buterin a fines de 2013; sin embargo, se ha discutido que en realidad fue mucho antes, con fechas tan tempranas como 2009. Se produjo como resultado de su trabajo e investigación en la comunidad de Bitcoin. Inicialmente publicó el Libro Blanco de Ethereum, describiendo el diseño técnico de Ethereum y el protocolo.

¿Qué hace que Ethereum sea diferente?

Aunque tiene sus diferencias, al menos superficialmente, Ethereum funciona como una criptomoneda muy similar a la mayoría de las demás. El token de Ethereum, “Ether”, funciona de manera similar a bitcoin. Se puede comprar y vender, con confirmaciones de transacciones gestionadas sobre la cadena de bloques. Está totalmente descentralizado, sin que ningún banco proporcione las confirmaciones necesarias para validar las transacciones. En cambio, los “mineros” de todo el mundo cumplen esa función al ejecutar poderosos algoritmos computacionales. Completarlos recompensa con Ether, muy parecido a como los mineros de bitcoin son recompensados con bitcoins.

De esa manera, los grandes rasgos de Ethereum son similares a bitcoin y otras criptomonedas. Significa que los propietarios pueden usar Ether para realizar transacciones en línea, o guardarlo y, potencialmente, ganar dinero con su creciente valor: creció de alrededor de $ 10 por Ether a principios de 2017, a más de $ 1.100 a inicios de 2018.

Aunque Ethereum y Bitcoin comparten algunas similitudes, las dos plataformas tienen diferentes objetivos. Mientras que Bitcoin es estrictamente una moneda digital, diseñada para funcionar como un medio de pago o una reserva de valores, Ethereum adopta un enfoque más amplio. Ethereum funciona como una plataforma a través de la cual las personas pueden usar tokens de Ether para crear y ejecutar aplicaciones y, lo que es más importante, contratos inteligentes.

Ethereum tiene el objetivo de utilizar una cadena de bloques para reemplazar a terceros de Internet, aquellos que almacenan datos, transfieren hipotecas y hacen un seguimiento de instrumentos financieros complejos.

En resumen, Ethereum tiene como objetivo ser una “computadora mundial” que descentralice el modelo existente de cliente-servidor.

Con Ethereum, los servidores y las plataformas basadas en la nube son reemplazados por miles de los denominados “nodos” gestionados por voluntarios de todo el mundo, formando así una “computadora mundial”.

La visión es que Ethereum permita esta misma funcionalidad a personas en cualquier parte del mundo, lo que les permitirá competir para ofrecer servicios encima de esta infraestructura.

¿Qué es un contrato inteligente?

Una nueva tecnología hecha posible por cadenas públicas de bloques, los contratos inteligentes son difíciles de entender porque el término confunde en parte la interacción central descrita.

Mientras que un contrato estándar describe los términos de una relación (generalmente uno ejecutable por ley), un contrato inteligente impone una relación con código criptográfico.

Dicho de otra manera, los contratos inteligentes son programas que se ejecutan exactamente como están configurados por sus creadores.

Concebida por primera vez en 1993, la idea fue descrita originalmente por el científico informático y criptógrafo Nick Szabo como una especie de máquina expendedora digital. En su famoso ejemplo, describió cómo los usuarios podían ingresar datos o valores, y recibir un elemento finito de una máquina, en este caso, un refrigerio del mundo real o un refresco. Ethereum es una plataforma creada específicamente para crear contratos inteligentes.

Pero estas nuevas herramientas no están destinadas a ser utilizadas de forma aislada. Se cree que también pueden formar los bloques de construcción para ‘aplicaciones descentralizadas’ (“Dapps”) e incluso para todas las empresas autónomas descentralizadas (“DAO”).

Cómo funcionan los contratos inteligentes

Vale la pena señalar que Bitcoin fue el primero en apoyar los contratos inteligentes básicos en el sentido de que la red puede transferir el valor de una persona a otra. La red de nodos solo validará las transacciones si se cumplen ciertas condiciones.

Pero, bitcoin está limitado al caso de uso de divisas. Por el contrario, ethereum reemplaza el lenguaje más restrictivo de bitcoin (un lenguaje de scripting de un centenar de scripts) y lo reemplaza con un lenguaje que permite a los desarrolladores escribir sus propios programas.

Ethereum permite a los desarrolladores programar sus propios contratos inteligentes, o ‘agentes autónomos’, como los llama el libro blanco de ethereum. El lenguaje es ‘Turing-completo’, lo que significa que es compatible con un conjunto más amplio de instrucciones computacionales.

Los contratos inteligentes están esencialmente estructurados como declaraciones ‘If-then’. Cuando se cumplen ciertas condiciones, el programa lleva a cabo los términos del contrato.

Como ejemplo, supongamos que quieres alquilar un automóvil de un servicio que utiliza Ethereum. Se genera un contrato inteligente, que estipula que si envía la cantidad requerida de fondos, el servicio te enviará una clave digital para desbloquear el automóvil. El proceso se lleva a cabo en la cadena de bloques, por lo que cuando envíes los tokens Ether, todos en la red pueden ver que lo hiciste. Del mismo modo, cuando el servicio de alquiler te envíe la llave para desbloquear el automóvil, todos lo verán. En este escenario, el contrato puede indicar que si el servicio no te envía la clave, los tokens se reembolsan.

Dado que cada computadora de la red realiza un seguimiento de esta transacción a través de la cadena de bloques, no hay forma de alterarla. Si alguien alterara los detalles del contrato, cada copia del libro de contabilidad digital lo anotaría.

Los contratos inteligentes pueden:

  • Funcionan como cuentas de “firma múltiple”, de modo que los fondos se gastan solo cuando un porcentaje requerido de personas está de acuerdo
  • Gestionar acuerdos entre usuarios, por ejemplo, si uno compra un seguro del otro
  • Proporcione utilidad a otros contratos (similar a cómo funciona una biblioteca de software)
  • Almacenar información sobre una aplicación, como la información de registro de dominio o los registros de membresía.

Cada programa en Ethereum utiliza una cantidad distinta de potencia de procesamiento, y dado que el programa debe ser ejecutado por los nodos, es importante mantener la actividad superflua al mínimo. Por eso cada contrato y programa en Ethereum tiene un costo en “gas”. El gas es una medida de cuánta potencia de procesamiento requerirá el programa. Cuanto más alto sea el requerimiento de gas, más tokens de éter necesitará gastar el usuario.

Una de las ventajas comúnmente citadas de los contratos inteligentes es que no hay necesidad de “intermediarios” como abogados o notarios. En teoría, esto significa que puedes realizar transacciones sin los tiempos de espera inherentes a la presentación de documentos en papel, y sin pagar honorarios a quienquiera que normalmente supervise dicha transacción.

Por supuesto, la automatización significa que, si algo sale mal, por ejemplo, si hay un error en el código del contrato inteligente, la cadena de bloques seguirá cumpliendo los términos del contrato, lo que podría ser problemático.

Un escándalo relacionado con “The DAO” sirve como un caso de estudio sobre cómo los contratos inteligentes pueden salir mal. El DAO era esencialmente un fondo de inversión sin líderes construido a través de una serie de contratos inteligentes. Los miembros invirtieron éter, ganando fichas que les permitieron votar sobre cómo invertir los fondos del DAO.

Sin embargo, una vulnerabilidad en el código del DAO permitió a un usuario canalizar millones de dólares en una organización autónoma descentralizada diferente. Un escritor de Forbes comparó el proceso con la malversación de fondos, pero señala que debido a que el contrato del DAO permitía que ocurriera, no era ilegal; el usuario estaba trabajando dentro de los límites del código.

¿Qué significa para el futuro?

Ethereum ha tenido un impacto enorme durante su corto tiempo en escena. Se cotiza a alrededor de $ 1,200 al 29 de enero de 2018 y ha crecido miles de puntos durante el último año. La plataforma ya ha atraído a corporaciones masivas como JP Morgan Chase y Microsoft, que se encuentran entre los miembros más notables de la Enterprise Ethereum Alliance. Su objetivo es proporcionar “Recursos para que las empresas aprendan sobre Ethereum y aprovechen esta tecnología innovadora para abordar casos de uso específicos de la industria”.

Eso es un buen augurio para el uso de Ethereum en el mundo de los negocios, pero los verdaderos creyentes ven la plataforma como algo más que una herramienta para las corporaciones; lo ven como una forma de descentralizar Internet y hacerlo más democrático.

En una entrevista con Wired, el creador de Ethereum, Vitalik Buterin, expuso su punto de vista sobre cómo Ethereum alterará las estructuras de poder tradicionales del mundo:

“Creo que una gran parte de la consecuencia va a ser, necesariamente, desempoderar en cierta medida a algunos de estos jugadores centralizados. Porque en última instancia, el poder es un juego de suma cero. Y si se habla de darle poder al pequeño, por mucho que quieras contarlo con una terminología florida que lo haga sonar agradable, se está necesariamente desempoderando al tipo grande. Y personalmente digo que se [email protected]#a al tipo grande. Ya tienen suficiente dinero”.

Los contratos inteligentes podrían liberar a las personas de las limitaciones del sistema legal y las grandes empresas. Sin embargo, los entusiastas de la tecnología a menudo prometen futuros utópicos. Así como las redes sociales han ayudado a la difusión de noticias falsas, Ethereum y el Internet automatizado y descentralizado que busca pueden tener consecuencias imprevistas, como lo indica la vulnerabilidad de la DAO.

Al igual que otras criptomonedas, el Ether es propenso a salvajes fluctuaciones en valor. Si bien Ethereum ha estado en alza últimamente, es igual de susceptible a caídas estrepitosas como otras criptomonedas. Si Ethereum es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir a largo plazo, o es una tendencia efímera, aún esta por verse.

Scan to Donate Bitcoin to tecnobits
Did you like this?
Tip tecnobits with Bitcoin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here