¿Qué países son los mejores para iniciar proyectos blockchain?

0
48

El auge del Bitcoin ha generado algo más que una revolución monetaria digital. Compañías de todo el mundo han explorado el potencial de la tecnología blockchain en una amplia gama de diferentes esferas, incluyendo automóviles, teléfonos y una multitud de alternativas disruptivas en la banca, el gobierno y el transporte marítimo.

Además, no son sólo las pequeñas startups las que intentan impulsar la innovación en la tecnología blockchain, sino también grupos tan grandes como Amazon, Alibaba y Microsoft. Sin embargo, estas compañías todavía están tratando de negociar un marco regulatorio en constante expansión que está creciendo a ritmos diferentes en los diferentes estados.

Muchas empresas diferentes comenzaron a surgir dentro del ecosistema de las criptomonedas, generalmente vinculadas a una ICO (oferta inicial de monedas) de recaudación de capital, lo que dejó a muchos reguladores preguntándose cómo controlar esta forma descentralizada de recaudación de capital colectiva.

Desde la SEC (Securities and Exchange Commission) hasta la dura represión del gobierno chino contra las ICOs, pasando por Malta y Suiza, que compiten por ser el principal destino para las fintech (compañías tecnológicas que ofrecen servicios financieros) y proyectos blockchain, diferentes países han adoptado puntos de vista muy diferentes sobre cómo regular, anular o apoyar iniciativas basadas en la tecnología blockchain.

Por lo tanto, debido a la naturaleza global de los productos blockchain, no es necesario preocuparse por un cliente regional, sino que es importante que los proyectos blockchain examinen la legislación, el entorno y el enfoque de la comunidad, las tarifas y un sinnúmero de otros factores en diferentes países para ver cuáles les ayudarán a lograr sus resultados.

Paraísos de criptomonedas

Los diferentes enfoques de los gobiernos y los reguladores han creado lo que a veces se ha denominado “paraísos de criptomonedas“, ya que las naciones tratan de atraer a sus territorios proyectos de fintech y de blockchain con la esperanza de utilizar una posible revolución financiera para impulsar sus propias agendas.

Muchos de estos refugios se están creando en naciones más pequeñas. Lugares como Suiza, Malta y Bermuda están ajustando y creando activamente legislación para dar la bienvenida a los proyectos de blockchain.

Por otro lado, hay países que están tratando de desalentar y ahuyentar a tantos proyectos de blockchain como puedan, y en muchos casos ha sido un éxito. Uno de los ejemplos más notables es China, donde la prohibición de las ICOs y el acceso a las plataformas de intercambio han obligado a estas nuevas empresas y a las bolsas de divisas digitales a ir a otra parte.

Por ejemplo, una de las mayores plataformas de intercambio del mundo, Huobi, se vio obligada a abandonar China en septiembre del año pasado debido a cambios legislativos. Desde entonces, la exchange ha intentado abrir oficinas en otros lugares, como Australia, Estados Unidos, Singapur, Corea del Sur, el Reino Unido y otros.

Aunque no todos estos países apoyan activamente a las criptomonedas, son al menos tolerantes y están tratando de establecer sus reglas para facilitar a las empresas el cumplimiento de la legislación.

Importancia de un marco regulador

Mientras que las regulaciones son a menudo desaprobadas por aquellos que han pasado algún tiempo en el espacio de la blockchain, son una parte necesaria de la evolución de la tecnología. Algunas empresas han pasado de tener rienda suelta a ponerse al día con la legislatura.

Sin embargo, algunas startups aprecian el hecho de construir su compañia de blockchain en un espacio que está regulado y que tiene reglas fácilmente definibles a seguir.

Uno de los primeros países en empezar a construir un marco regulatorio para los proyectos de tecnología blockchain (y un marco favorable con las criptomonedas) fue Suiza.

Suiza, el “valle de las criptomonedas”

Estados Unidos puede tener a Silicon Valley, pero Suiza quiere tener la versión 2.0 en lo que concierne a criptomonedas, en la pequeña ciudad de Zug. Sin embargo, incluso antes de que Zug empezara a prestar toda su atención a las criptomonedas, Suiza estaba trabajando para convertirse en un “sandbox” (campo de pruebas desregulado) de las fintech.

En julio del año pasado, Suiza puso en marcha opciones para empresas que acumularon alrededor de un millón de dólares en fondos de terceros para poner a prueba sus innovadoras ideas de tecnología financiera sin la regulación habitual en torno a las finanzas y la moneda digital.

También dijeron que se reevaluarían las licencias bancarias para que estas empresas que ganan menos de un millón de dólares puedan obtener licencias para depositar y permitir que las donaciones de fondos colectivos se retiren durante un período de 60 días en lugar de los siete días anteriores.

En el año transcurrido desde que Suiza comenzó a facilitar la vida de las empresas de blockchain y fintech, se ha producido un gran auge de estos proyectos innovadores.

Stephen Meyer, un profesional del derecho y candidato al doctorado en Blockchain y Derecho que vive en Zurich, Suiza, ha visto tanto las ventajas como las desventajas de lanzar un proyecto de blockchain en la pequeña nación europea:

“Suiza tiene una situación regulatoria muy clara basada en la Guía ICO de la autoridad financiera suiza FINMA de febrero de 2018. Además, uno de los mayores beneficios es la posibilidad de recibir una resolución previa individual por parte de FINMA. Cada equipo de criptomonedas puede describir su proyecto, enviarlo a FINMA y normalmente recibirá en un plazo de 4 a 8 semanas una declaración clara de si las disposiciones reglamentarias son aplicables.

“En lugar de crear una nueva legislación relacionada con la blockchain, que (como en toda nueva legislación) lleva a la incertidumbre sobre la aplicación específica, Suiza aplica el marco reglamentario existente, pero con un enfoque flexible y basado en principios”.

Las ICOs tampoco son nada nuevo en Suiza, ya que han visto el evento Ethereum Token Generation en 2014 y han ido adquiriendo experiencia desde entonces.

“FINMA y las autoridades fiscales tienen una larga experiencia en proyectos de criptomonedas desde el lanzamiento del Ethereum TGE en 2014. Mientras tanto, han manejado un número considerable de ICOs, así como un número cada vez mayor de otros proyectos de criptomonedas como plataformas de intercambios y fondos. Por lo tanto, como un equipo de criptomonedas, no es necesario explicar la tecnología blockchain a estas autoridades y por lo general están al día con la información”, dijo Meyer.

Valentin Botteron, abogado suizo que actualmente se encuentra en la Facultad de Derecho de Columbia en Nueva York, completando un doctorado en Defensa de la Competencia, así como una investigación en asuntos legales relacionados con la blockchain y los contratos inteligentes, dijo cosas igualmente positivas en cuanto al enfoque de Suiza:

Suiza tiene un enfoque muy amigable con la tecnología en la regulación de las empresas de fintech, ICOs y criptomonedas. El Gobierno ya ha declarado en varias ocasiones que su objetivo es hacer de Suiza un lugar propicio para la regulación de las empresas de blockchain. Suiza alberga varias empresas y asociaciones de blockchain que abogan por una regulación sana de la tecnología.

“El parlamento es muy consciente del fenómeno e insta al gobierno a no perder la oportunidad de estar entre los primeros países en atraer a actores relacionados con las blockchain. La estabilidad política de Suiza la convierte en un lugar ideal para desarrollar negocios en general. Además de los actores económicos, varios académicos realizan investigaciones en economía y derecho sobre la blockchain en las universidades suizas”.

Con una mirada a lo que Suiza está haciendo, y luego viendo cómo otras naciones están tratando de replicarlo y avanzarlo, existe este sentimiento de competencia. Como afirma Botteron, el parlamento suizo está presionando al gobierno para que sea el líder en el crecimiento de la blockchain.

La poderosa Malta

La mayor competencia de Suiza en términos de atracción de empresas de blockchain es probablemente la pequeña isla mediterránea de Malta.

Una mirada a los titulares de criptomonedas que rodean a Malta muestra un crecimiento impresionante de la blockchain y la tecnología de punta en la isla. El mayor reconocimiento fue probablemente cuando Binance, la mayor plataforma de intercambio de criptomonedas del mundo, decidió abrir una oficina en Malta debido a la presión regulatoria en Japón.

Sin embargo, desde entonces, ha habido un nivel impresionante de crecimiento para las ICOs y los proyectos de cadenas de bloques.

El gobierno maltés presentó el 12 de marzo un marco legal para la tecnología de libros de contabilidad distribuidos (DLT), que incluía tres proyectos favorables a las criptomonedas. Estos incluyen Ley de la Autoridad de Innovación Digital de Malta (MDIA), Ley de Acuerdos y Servicios de Tecnología Innovadora (ITAS) y Ley de Monedas Virtuales (VC).

El resultado de estos actos legislativos positivos ha sido un desborde de interés en Malta como principal destino para las blockchains e ICOs.

Otras plataformas de intercambio (incluyendo OKEx) se han trasladado allí, así como la plataforma de intercambio polaca BitBay. Las regulaciones positivas para las monedas virtuales están siendo claramente aceptadas con gratitud, pero incluso los proyectos blockchain más pequeños también se están beneficiando.

Jonathan Galea, abogado graduado en Malta, presidente de Bitmalta y director general de Blockchain Advisory, declaró acerca de lo que hace que Malta sea diferente de otros países.

“Lo que distingue a Malta del resto de las otras jurisdicciones en lo que se refiere a la tecnología blockchain y a las criptomonedas, en pocas palabras, es el hecho de que el gobierno, la oposición y todas las autoridades reguladoras están jalando la misma cuerda, persiguiendo una sola visión: hacer de Malta uno de los países líderes en el espacio (de las criptomonedas). Esto, junto con la facilidad de acceso a los altos funcionarios en puestos relevantes que están allí para promover y ayudar a las actividades comerciales en lugar de obstaculizarlas, hace de Malta un destino atractivo para todos los asuntos relacionados con la blockchain.

“Por supuesto, no se puede dejar de mencionar el marco regulatorio que se ha elaborado en el lapso de menos de dos años, después de varias consultas con varias partes interesadas importantes en la esfera de las criptomonedas, tanto a nivel local como internacional. La creación del primer marco especializado y completo del mundo, que cubre los aspectos legales, técnicos y financieros de las actividades relacionadas con la blockchain y las criptomonedas, otorga absoluta seguridad jurídica y tranquilidad a quienes desean operar dentro de un ecosistema completamente regulado, lo que, al mismo tiempo, promueve, en lugar de restringir, el crecimiento de las empresas”.

Cryptoindex es un proyecto de blockchain que se ha beneficiado de la postura reguladora maltesa, ya que el CEO VJ Angelo explica por qué es importante que las regulaciones financieras sean correctas en este espacio.

“Para una compañía como la nuestra elegimos Malta para ubicar la sede de la empresa porque se convirtió en una de las primeras incubadoras de la industria de las criptomonedas y, como resultado, ha estado observando sus impactos a largo plazo mucho antes que la mayoría de las demás regiones.

“Con la aprobación de la Ley de Activos Financieros Virtuales en junio de este año y la creación de la Fittest para la clasificación de las diferentes criptomonedas y tokens, la Autoridad de Servicios Financieros de Malta tomó la delantera en Europa. Gran parte de la Ley ha sido adaptada a la MiFID II, lo que significa que los reglamentos europeos han sido cuidadosamente considerados en sus nuevas leyes. Aunque no resuelve completamente las preocupaciones de un enfoque diferente por parte de otros reguladores en Europa y fuera de ella, el uso de la regulación existente mitiga parte del riesgo.

“El enfoque maltés ha sido en gran medida el de fomentar todas las oportunidades de crecimiento y desarrollo en el mercado de las criptomonedas, al tiempo que ha establecido protecciones para cubrir a los participantes de las ICOs y garantizar una reducción drástica de las historias de fraude y estafas que han impedido el acceso a muchos nuevos usuarios de las criptomonedas”.

Mientras que tanto Malta como Suiza se esfuerzan por crear el entorno más abierto y acogedor para los proyectos blockchain, hay otros países que se dan cuenta del potencial de la tecnología, pero tienen leyes estrictas que rigen las finanzas y el dinero, así como los valores.

Libertad y valores en los EE.UU.

Estados Unidos es uno de los principales actores tanto en los ecosistemas de las criptomonedas como en las blockchain, y la mayoría de los proyectos ICO de los últimos 18 meses se originaron en Estados Unidos, lo que representa el 16 por ciento de todas las ICOs mundiales.

Sin embargo, los EE.UU. han estado librando una gran batalla con las ICOs gracias a la definición de la Comisión del Mercado de Valores (SEC: Securities Exchange Commission) de lo que puede ser clasificada una moneda virtual recién fundada.

La SEC, sin embargo, encontró que, en una importante decisión que sentó precedente, los tokens de la Organización Autónoma Descentralizada (DAO: Decentralized Autonomous Organization) que fueron emitidas en 2016 eran valores. Esto esencialmente agrupó la mayoría de los proyectos de las ICOs como valores y los puso bajo el escrutinio del regulador.

Pero eso no significa que Estados Unidos esté cerrado a las ICOs y a los proyectos de blockchain, sino que hay algunos obstáculos más difíciles de superar, especialmente con la división de la ley estatal y federal.

Jack Keating, abogado de Nueva York y ex-regulador de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA, por sus siglas en inglés), declaró sobre los desafíos que enfrentan las ICOs y los proyectos de cadenas de bloques en los Estados Unidos, y particularmente en el estado de Nueva York.

“El mayor problema con las ICOs es que muchas de ellas se están haciendo en clara violación de las leyes de valores de los Estados Unidos. Si los emisores desconocen o no las consecuencias potenciales de las emisiones de valores no registrados, sin una exención del registro de la Sección 5. Muchos emisores de ICOs han ignorado los requisitos de captación de capital en los EE.UU.

“Para las ICOs que cumplen con las reglas de la SEC y las leyes de valores de los Estados Unidos, la inversión se limita a menudo a inversionistas acreditados. Esto va en contra de uno de los principios básicos de muchos evangelistas de Bitcoin y Blockchain, que es que esta tecnología puede democratizar la riqueza. Desafortunadamente, cuando la inversión se limita a inversionistas acreditados, los ricos se enriquecen y los no millonarios se quedan al margen“.

Hay un camino para que las ICOs funcionen en un país donde son populares, pero los entes reguladores van en contra de los valores centrales que la comunidad cripto tiene en gran estima.

“Otro reto son las soluciones bancarias para las empresas de criptomonedas. De manera similar a como las compañías de marihuana son censuradas por la mayoría de las instituciones financieras, muchos bancos de los Estados Unidos tienen una política de no abrir cuentas para negocios de criptomonedas. Debido a que una cuenta bancaria ofrece tantos servicios fundamentales para dirigir una empresa, la simple apertura de una cuenta corriente puede ser extremadamente difícil. Últimamente, el Metropolitan Commercial Bank ha profesado su liderazgo en el espacio. Sin embargo, se enfrentan a un fuerte escrutinio por parte de los reguladores de EE.UU., lo que pone en duda su sostenibilidad”.

Keating concluyó que puede que no sea el lugar más acogedor para la blockchain, pero Estados Unidos parece dispuesto a fomentar la tecnología, y debido a este anhelo, vale la pena.

“En mi opinión, hay mucho apoyo a las criptomonedas y a las ICOs por parte del gobierno. Es difícil saber si ven valor en ello o si están dispuestos a fomentar la tecnología. La falta de una prohibición total es alentadora. Vale la pena la presión. Estados Unidos tiene la mejor base de inversores y los mejores tribunales del mundo”.

La definición del Reino Unido de un token ICO

Con países como Suiza y Malta estableciendo definiciones firmes y comprensibles para criptomonedas, ICOs y blockchain, los Estados Unidos, así como el Reino Unido tienen regulaciones mucho más ambiguas sobre diferentes aspectos del ecosistema, ya que continúan decidiendo qué tanto o qué tan poco tienen que intervenir.

Romal Almazo, el líder de criptomonedas y consultor principal de CAPCO, una consultora global de negocios y tecnología en el Reino Unido, explicó cómo funciona la ley en torno a las criptomonedas e ICOs en Gran Bretaña.

“En el Reino Unido, la FCA [Autoridad de Conducta Financiera] todavía no considera que las criptomonedas sean una moneda o una mercancía bajo la MiFID II. Sin embargo, admiten que algunas empresas serán reguladas cuando ofrezcan productos o servicios que estén sujetos a las regulaciones financieras existentes, por ejemplo, los futuros de Bitcoin. Cuando las empresas ofrecen tokens de ICO, también admiten que algunas empresas pueden estar emitiendo un valor regulado. Para que un token sea regulado como un valor bajo el U.S. Securities Act de 1933, una firma debe mirar hacia la “prueba Howey” y la “prueba U.S. Person”.

“Mirando hacia el futuro, todavía hay enormes problemas para acordar qué son los cripto-activos y cómo se comportan. ¿Es una acción, una materia prima, una moneda, un activo de utilidad o algún tipo de híbrido? Hasta que esta taxonomía se haga más clara y universalmente acordada -lo cual es poco probable en el corto plazo- surgirán ventajas competitivas entre los estados y las jurisdicciones. Por ejemplo, ya estamos viendo a Malta <…> liderando el grupo ofreciendo orientación y regulación. Quieren crear una isla de innovación basada en blockchain. El Reino Unido sigue siendo prometedor, pero la mayoría de las ICOs en el Reino Unido se han establecido a través de Malta, Gibraltar, Liechtenstein o Suiza“.

Naciones más pequeñas incipientes

Otros países, como Bermudas, Estonia y Liechtenstein, también están haciendo todo lo posible por presionar a algunas autoridades dentro del espacio con sus propias regulaciones amistosas.

Recientemente, el 2 de julio, Bermuda presentó planes para hacer enmiendas a la Ley Bancaria a fin de establecer una nueva clase de bancos que ofrezca servicios a las organizaciones locales de tecnología de punta y de blockchain.

Estonia es uno de los países que desde hace algún tiempo intenta hacer que la blockchain se sienta bienvenida. El gobierno llegó incluso a digitalizar sus servicios mediante el uso de tecnología blockchain. Esta apreciación del potencial de la blockchain ha facilitado a las nuevas empresas la creación de sus propios proyectos innovadores.

John Smirnov, CEO de Block-chain.com, explicó cómo la reputación de Estonia de ser un país digitalizado y con visión de futuro les facilitó el registro en Tallin, la capital del país.

“El tiempo también fue crucial para nosotros cuando tomamos la decisión de crear nuestra empresa en el país. La ley en Estonia es amigable para los proyectos blockchain que realizan todas las actividades en criptomonedas. Por eso estamos registrados en Tallinn. Nos llevó una semana completar el proceso de registro de la empresa.”

“Con la mayoría de los reguladores haciendo algún tipo de comentario o dirección por el momento mirando hacia el futuro de las criptomonedas, son pocos los que en realidad promulgan leyes. El mercado de las criptomonedas se encuentra en medio de una importante transición. Las autoridades de la SEC han hecho declaraciones radicales, atrapando a todo el mercado en una posición difícil, en lo que concierne a los EE.UU.. Otros simplemente afirman que actualmente no regulan las criptomonedas pero que anunciarán algo pronto, como el FCA del Reino Unido”.

Aún hay espacio para elegir

Está claro que no existe un estándar global que permita a las empresas elegir los lugares más adecuados para ellas.

El G20 podría estar buscando recopilar datos sobre las criptomonedas para poder presentar potencialmente una fuerza unida para las regulaciones, pero parece que todavía le queda mucho camino por recorrer, y ni siquiera está garantizado que todo el mundo esté de acuerdo.

Sin embargo, lo que está claro es que hay países que se esfuerzan por dejar que la Blockchain florezca. Algunas islas, como Malta y Bermudas, están cambiando su legislación para hacer que su país sea más atractivo para las empresas de tecnología de punta, y otras naciones europeas, como Suiza y Estonia, creen que tienen las leyes adecuadas para protegerse contra los aspectos negativos de las criptomonedas, al tiempo que siguen fomentando su crecimiento.

El Reino Unido y los Estados Unidos han adaptado sus normas para incluir el criptomonedas en la legislación vigente, y aunque parece bastante estricto en este momento, se trata de un sistema que funciona. Al final, no hay un solo lugar que ofrezca libertad total para los proyectos de cadena de bloques, pero a lo largo del espectro, hay muchas opciones para la innovación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here